España, pionera en la contratación laboral ‘online’

La tasa de paro en España no tiene parangón en el ámbito comunitario. Quizá por este motivo, nuestro país es especialmente interesante como campo de pruebas para nuevas tecnologías que simplifiquen los mecanismos de contratación. Y, dado que el marco legal depende de la voluntad política, los esfuerzos se están enfocando en agilizar los pasos previos.

En esta línea Randstad, la empresa de trabajo temporal holandesa, ha sido la primera en implantar un sistema de firma digital para contratos laborales. Se trata de una compañía especialmente indicada, ya que sus trabajadores firman contratos de alta y baja muchas veces al cabo del mes. Con la firma digital, desarrollada por Sistemas Informáticos Abiertos (SIA), se consiguen ahorrar los engorrosos desplazamientos.

“Hay trabajadores eventuales, como camareros de fin de semana, que tenían que pasar por una oficina cada viernes a firmar su contrato, y luego el lunes a firmar la baja. Con esta nueva herramienta reciben toda la documentación en su correo y pueden firmarla en el mismo momento. Es una firma tan legal como cualquier otra”, explica Diego Miranda, director de IT de la compañía.

Un proceso muy sencillo

Así, el trabajador solo tiene que personarse en una oficina para una primera toma de contacto, siempre y cuando su ocupación lo requiera. Recibirá en ese momento una clave y una página de acceso desde donde acceder a los puestos vacantes. Después, será la empresa la encargada de notificarle que es el candidato ideal y le remitirá el contrato, que podrá ser firmado con la introducción de la clave y una posterior confirmación a través del teléfono móvil. Y ya está, lo único que tendrá que hacer es presentarse en el lugar de trabajo a la hora indicada.

Otro de los puntos importantes es que los certificados se encuentran alojados en la nube, lo que confiere a la herramienta un extra de seguridad, además de estar avalada por la más reciente directiva europea, aprobada el pasado 3 de abril.

El sistema, que lleva funcionando dos semanas y al que se han inscrito casi 100.000 trabajadores, no tiene precedentes en Europa. Se espera que ahorre 5,5 millones de folios y 6,1 millones de impresiones al año. El resto de filiales del grupo Ransdtad, así como la central en Diemen, observan con atención el experimento español con visos a importarlo de tener éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR